sábado, enero 14, 2017

¿Cómo proteger los espacios y momentos de aprendizaje no escolares?

Mi post más exitoso en este blog ha sido donde cuento mi experiencia en la búsqueda de colegio para mi hija. Tan exitoso ha sido que hasta vi la necesidad de crear una comunidad con el fin de poder mostrar todos los comentarios que otros padres han puesto acerca de una gran diversidad de colegios en Bogotá o sus alrededores. El éxito de este post y de la comunidad que ya tiene 70 miembros sin hacer ningún tipo de promoción de la misma, me permite ver que existe una gran preocupación por parte de muchos padres acera de encontrar un buen colegio para sus hijos. 

El concepto de buen colegio varía, por lo que he visto entre dos tendencias: 
  • Aquellos para los que prima lo académico, medido en buenos resultados en las mediciones oficiales.
  • Aquellos para los que prima el buen trato, medido en que sus hijos no se vean sometidos a situaciones de estrés como matoneo o una sobrecarga de tareas y presión por las evaluaciones. 
La razón por la cual existen las dos tendencias es que porque pareciera que cada una puede existir sin que la otra se cumpla, es decir, puedo tener un excelente rendimiento académico y al mismo tiempo estar matando del estrés al niño o puede haber un buen trato y bajo rendimiento académico. 


Sin embargo mi lógica me dice que tener buen rendimiento académico con mal trato no es algo sostenible en el tiempo. De hecho creo que bloquea el potencial que tienen todo los niños, estoy seguro que un niño que recibe un buen trato puede contribuir mucho más a la sociedad que uno que es maltratado. Una de las razones por las cuales se produce el maltrato es porque se considera que es algo bueno, por ejemplo la sobrecarga de tareas se ve como algo bueno para el niño, como una manera de prepararlo para su futuro y acostumbrarlo a trabajar. Para esto quisiera invitarlos a ver el siguiente corto documental: 



 El vídeo nos muestra la importancia de lo que sucede fuera de la escuela en el proceso formativo de nuestros hijos y creo que ese es el espacio que justamente como padres debemos cuidar y tal vez el que con más frecuencia echamos a perder por tratar de convertir nuestro hogar en una extensión de la escuela, muchas veces presionados por la misma escuela. 

Aunque cuando buscamos colegio para nuestra hija para nosotros era claro que no queríamos tareas para la casa, y así lo planteaba el colegio, hay muchos padres que llegan al mismo colegio y presionan porque hayan tareas, porque consideran que si no hay tareas sus hijos no están aprendiendo. Esta situación es complicada, porque el colegio no sólo está obligado a transmitir una gran cantidad de contenidos por ley, sino que además está la presión de los papás que equivocadamente consideran que hacer tareas es sinónimo de formación. 

Además de preguntarnos como papás ¿cuál es el mejor colegio para nuestros hijos?, debemos preguntarnos ¿cómo proteger los espacios y momentos de aprendizaje no escolares?, que son aún más importantes que el tiempo en la escuela.
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons