martes, septiembre 09, 2014

La Vida ¿Para qué?

Una frase sencilla, inocente y con tintes de tragedia.

Es la pregunta que ronda con frecuencia mis pensamientos, y en estos últimos tiempos he vivido sucesos que me recuerdan que la pregunta existe. El más significativo ha sido sin duda la muerte de mi padre hace poco más de un mes, donde como el mismo deseó murió feliz. Una muerte digna recurriendo a los procesos del buen morir, proceso que se puede hacer cuando la persona estando consciente y en estado terminal lo solicita. 

De ahí podríamos pensar en una primera respuesta: vivimos para morir felices. 

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons