viernes, octubre 08, 2010

¿Competir o no Competir? he ahí la cuestión - Parte II

¿Qué es lo contrario de competir?
Para poder descifrar que es lo contrario, hablemos un poco acerca de lo que implica competir. Yo compito con otro porque los dos no podemos obtener lo mismo, por ejemplo en las competencias deportivas sólo puede haber un primer lugar, de lo contrario perdería todo sentido la competencia. En deportes individuales, ese primer lugar sólo lo puede ocupar una persona, sin embargo en deportes colectivos el primer lugar lo ocupan varios. En este caso de los deportes colectivos, los integrantes del equipo no compiten entre sí, sino colaboran entre si para lograr que su equipo gane. Si no colaboran entre sí, entonces la probabilidad de que el equipo gane disminuye notablemente. 

Esto nos puede dar una idea de qué es lo contrario a competir. Parece que lo contrario es colaborar. ¿Puedo competir y colaborar al mismo tiempo con la misma persona? ¿El corredor de los 100 metros planos puede competir y colaborar simultáneamente con su rival?

Esa última pregunta nos trae de nuevo la palabra rivalidad, la cual se encuentra en la definición misma de competencia. Creo que la competencia puede funcionar en cuestión de diversión, pero no para mejorar un sistema. Que puede pasar si dentro de una empresa pongo a competir las áreas, cada una va a tratar de ganar y esto puede poner en riesgo la meta del sistema, ya que para lograr la meta del sistema las áreas tienen que colaborar. 

¿Pero entonces no es bueno que haya competencia?
Aquello llamado leyes del mercado, nos ha dicho que la competencia no solo es buena sino necesaria para que haya innovación y mejora. Sin embargo lo que es bueno no es la competencia en sí, sino el hecho de que existan varias empresas ofreciendo los mismos productos, de tal manera que hay más opciones de mejora. Seguramente si esas mismas empresas colaboraran entre si, entonces podrían llegar un nivel mucho más alto de innovación y ganancias para todos. 

Si nuestra preocupación es mejorar los sistemas a los cuales pertenecemos, entonces debemos colaborar, pero si nuestra preocupación es lograr reconocimiento, entonces debemos competir. Menudo dilema.


Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons