miércoles, noviembre 10, 2010

Las consecuencias de nuestras decisiones

No hay nada mejor que utilizar casos de la vida real para entender la realidad. Esto que parece tan obvio no es lo que hacemos con más frecuencia, por lo general cuando argumentamos nuestro pensamiento se utilizan especulaciones, pero esto será tema para otra entrada. En esta ocasión quiero utilizar un caso para entender la relación entre decisiones y consecuencias y cómo a veces se pierde la noción de esta realidad. 

Como parte de una evaluación  parcial de una clase que estoy dictando le puse a los alumnos a realizar un artículo sobre un libro. Uno de los trabajos me llegó al correo y lo revisé en mi dispositivo móvil y cuando lo leí aparecían pedazos en español y pedazos en inglés. Lo primero que pensé es que mi dispositivo mostraba el archivo de forma distorsionada y que seguramente las alumnas habían decidido hacer el trabajo en los dos idiomas. Cuando revisé en mi computador el documento aparecía sólo en español, revisé entonces las funciones de ocultar texto y de esa manera pude ver el documento como en mi dispositivo móvil es decir con pedazos en español y pedazos en inglés. Entonces empecé a sospechar un plagio. 

Sólo tuve que copiar parte del texto en inglés ponerlo en google e inmediatamente encontré el sitio plagiado. Descubrí que el documento que me había entregado el grupo como trabajo propio era una traducción de un artículo en inglés. Mi primera reacción fue de desconcierto, no podía entender por qué este grupo de estudiantes había realizado este acto, y ahora la pregunta ¿qué debo hacer? Esto es muy grave, amerita expulsión. 

Mi decisión fue anular la evaluación y escalar la falta a la coordinación académica. 

Esta mañana me estaba esperando una de las integrantes del grupo y me preguntó que podía hacer y le comuniqué las acciones tomadas. Entonces comienza a darme una argumentación alrededor de que ella es la culpable que por favor no perjudique a las amigas, y luego las amigas a decir que no era justo que ellas tenían un tremendo récord escolar, etc. 

Mi argumentación estuvo alrededor de que cada uno de los integrantes del grupo debió haber pensado las consecuencias de sus decisiones. Primero las integrantes del grupo decidieron que el trabajo lo realizara sólo una persona del grupo. La justificación que dieron era que querían que todas hicieran el mismo esfuerzo y esta persona no les había colaborado con ninguno de los trabajos en grupo que habían tenido que realizar hasta el momento. Su preocupación fue entonces cantidad de esfuerzo y no garantizar un buen resultado en el trabajo. 

Luego la persona en la que delegaron la responsabilidad decidió copiar el artículo de Internet, sabiendo que esto puede llevar hasta la expulsión, no solo de ella sino de todos los integrantes del grupo. A pesar de esto decidió correr el riesgo, pensando seguramente que la posibilidad de detectar el plagio desde otro idioma es muy baja, con tan mala suerte de que word le dejó el original en inglés y en vez de borrar el texto sólo lo ocultó. 

Lo curioso del asunto es que las alumnas en vez de estar avergonzadas de la falta, estaban de cierta forma  responsabilizándome por lo que esto les va a implicar. Muchas veces las decisiones correctas o por lo menos ajustadas a las reglas, se ven como injustas debido al castigo establecido por el mismo sistema. 

Estoy seguro que a pesar de que la regla está puesta, la universidad no va a aplicarla, al día de hoy no he recibido respuesta de la coordinadora académica. No va aplicar la regla porque esto dañaría la "buena" imagen de la institución, además de "perjudicar" al cliente, amanecerá y veremos.

Si hemos decidido crear un sistema o ser parte de él, y ponemos unas reglas que luego decidimos saltarnos, entonces ¿para qué puse las reglas? o ¿por qué decidí ser parte del sistema?

Lo peor del asunto es que en este curso habíamos establecido que aquel que no estuviese interesado podía dejar de asistir y sacaría la mínima nota para pasar. Por las malas decisiones han logrado poner en riesgo incluso su futuro en la universidad. 

Todo lo que nos pasa es debido a las decisiones que tomamos, cuando tengamos que enfrentar consecuencias no deseadas, antes de culpar a alguien, debemos pensar cuál fue la decisión que generó la consecuencia, para así aprender de nuestros errores.


viernes, octubre 08, 2010

¿Competir o no Competir? he ahí la cuestión - Parte II

¿Qué es lo contrario de competir?
Para poder descifrar que es lo contrario, hablemos un poco acerca de lo que implica competir. Yo compito con otro porque los dos no podemos obtener lo mismo, por ejemplo en las competencias deportivas sólo puede haber un primer lugar, de lo contrario perdería todo sentido la competencia. En deportes individuales, ese primer lugar sólo lo puede ocupar una persona, sin embargo en deportes colectivos el primer lugar lo ocupan varios. En este caso de los deportes colectivos, los integrantes del equipo no compiten entre sí, sino colaboran entre si para lograr que su equipo gane. Si no colaboran entre sí, entonces la probabilidad de que el equipo gane disminuye notablemente. 

Esto nos puede dar una idea de qué es lo contrario a competir. Parece que lo contrario es colaborar. ¿Puedo competir y colaborar al mismo tiempo con la misma persona? ¿El corredor de los 100 metros planos puede competir y colaborar simultáneamente con su rival?

Esa última pregunta nos trae de nuevo la palabra rivalidad, la cual se encuentra en la definición misma de competencia. Creo que la competencia puede funcionar en cuestión de diversión, pero no para mejorar un sistema. Que puede pasar si dentro de una empresa pongo a competir las áreas, cada una va a tratar de ganar y esto puede poner en riesgo la meta del sistema, ya que para lograr la meta del sistema las áreas tienen que colaborar. 

¿Pero entonces no es bueno que haya competencia?
Aquello llamado leyes del mercado, nos ha dicho que la competencia no solo es buena sino necesaria para que haya innovación y mejora. Sin embargo lo que es bueno no es la competencia en sí, sino el hecho de que existan varias empresas ofreciendo los mismos productos, de tal manera que hay más opciones de mejora. Seguramente si esas mismas empresas colaboraran entre si, entonces podrían llegar un nivel mucho más alto de innovación y ganancias para todos. 

Si nuestra preocupación es mejorar los sistemas a los cuales pertenecemos, entonces debemos colaborar, pero si nuestra preocupación es lograr reconocimiento, entonces debemos competir. Menudo dilema.


lunes, agosto 16, 2010

¿Competir o no Competir? he ahí la cuestión - Parte I

En nuestra cultura actual es aceptado como una verdad incuestionable que la competencia es uno de los pilares principales para el desarrollo tanto individual, como de las organizaciones, países y en general la raza humana. Para poder validar o invalidar este supuesto básico, es necesario ponernos de acuerdo acerca de qué entendemos por competencia. 

En español la palabra tiene dos acepciones, una tiene que ver con disputa, contienda, oposición o rivalidad entre dos o más entes por una misma cosa. La otra se refiere a "Pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado". No obstante cuando se habla de competir se está haciendo referencia a la primera forma y en general cuando se habla por ejemplo de mercados competitivos y que la competencia es sana, estamos pensando en esa disputa, contienda, oposición o rivalidad, entre empresas o personas. 

Hoy se cree que la competencia es necesaria porque es el combustible para la innovación y la mejora. Esto quiere decir que si no existiera la competencia no habría innovación y mucho menos ganas de mejorar. Elaboremos un poco alrededor de esto. Piense como persona cómo sería su vida si ud. considerará que no es necesario competir, ¿dejaría de mejorar, dejaría de buscar un mejor vivir? ¿Cómo podemos saberlo? 

Normalmente la competencia en la cual uno se embarca es con sus iguales, es decir seguramente el rival en mi competencia serán mis familiares, o pares de trabajo, pero no va a ser por ejemplo Steve Jobs,  Will Smith, Barack Obama u otro gran personaje. ¿Por qué no fijo como competencia un personaje de estos?, porque entonces de entrada considero que voy a tener una alta probabilidad de frustrarme y por lo tanto generaría el efecto contrario a lo que busca la competencia que es estimularme para seguir mejorando. 

Entonces ¿cómo sería una vida sin competencia? es un mundo difícil de imaginar, porque ya no me interesaría  por ejemplo, cuánto dinero tiene la gente porque este dato sólo sirve para competir. Si no estoy compitiendo entonces ¿por qué me va a interesar saber de otro? ¿Compromiso, obligación, hablar de algo?

Difícil de imaginar. Tomaré otra ruta, teniendo claro a que nos referimos con competencia, entonces deberíamos buscar que sería lo contrario. Siguiendo la definición lo contrario tendría que ver con que no hayan disputas, contiendas, oposiciones o rivalidades entre entes en pro de algo. Revisaré este camino próximamente.

domingo, mayo 09, 2010

Se empieza a VER-DEsarrollo

No hay duda de que la actual campaña a la presidencia en Colombia ha sido una de las más emocionantes de los últimos tiempos, y lo más interesante es cómo desde de allí se ha empezado a construir país con la llamada "Ola Verde". Varios son los puntos a resaltar:
  • Primer punto de desarrollo: Nunca se había visto en Colombia, tantas personas involucradas de manera voluntaria con una campaña, con el único interés de tener el país que soñamos. Cada uno contribuyendo a la difusión de los principios e ideas representados en Mockus y su equipo, con diseños, canciones, vídeos, entregando material, contando lo que se busca, enviando correos, llamando, escribiendo artículos, regalando girasoles, portando camisetas, pulseras, escudos, persuadiendo a la familia y gente cercana, mostrando de esta forma que se puede lograr la unión y que esta hace la fuerza.
  • Segundo punto de desarrollo: La campaña nos ha enseñado a promover las ideas de manera limpia, siendo líderes de opinión, sin atacar a nadie. Enfocándonos únicamente en explicar las "ideas e importancia de esta apuesta colectiva". Este ha sido un ejercicio importante, no es fácil cuando la cultura, sobre todo política, se ha basado en campañas agresivas donde se promueven movimientos contra alguien. En la ola verde hemos entendido que la responsabilidad de tener el país que soñamos está en todos y cada uno de nosotros, no solo en cabeza de quien gobierna, sin embargo es necesario que el gobierno logre sacar lo mejor de la gente para facilitar la construcción y la campaña ha sido un ejemplo de cómo podemos sacar lo mejor de nosotros, y de como los argumentos son más fuertes que los ataques.
  • Tercer punto de desarrollo: Por primera vez en mucho tiempo Colombia está en las primeras páginas de los principales diarios del mundo, no por narcotráfico, vulnerar derechos humanos o terrorismo, sino por algo positivo como el fenómeno de la ola verde como ejemplo de campaña. Es una campaña limpia, de bajo presupuesto, que incluso decidió no recibir parte de los recursos que el estado por ley brinda, respetuosa y sobre todo transparente. Medios tan importantes como The Economist (Inglaterra), Libération (Francia), The Washington Post (Estados Unidos), El Clarín (Argentina), The New York Times (Estados Unidos), El País (España), Foreign Policy (Estados Unidos), Die Zeit (Alemania), The Wall Street Journal (Estados Unidos), entre otros, han puesto en sus primeras páginas artículos respecto al fenómeno electoral en Colombia, resaltando la campaña de los verdes. Es decir que desde ya la campaña liderada por Antanas Mockus ha logrado proyectar una mejor imagen de nuestro país a nivel mundial.
  • Cuarto punto de desarrollo: tal vez lo más importante es encontrar tantas personas que creemos que el único camino para un crecimiento sostenible del país es respetando la vida de los demás, siendo legales, reconociendo que no todo vale, reconociendo que el fin no justifica los medios, considerando los recursos públicos como recursos sagrados, educando a la gente, invirtiendo en investigación y haciendo del conocimiento la principal herramienta para el progreso del país.
Por todo lo anterior afirmo que empezamos a VER-DEsarrollo en nuestro país y de nosotros depende que este desarrollo se dispare exponencialmente, eligiendo un gobierno que logre canalizar lo mejor de todos, convirtiéndose en ejemplo a nivel mundial, como ya lo ha logrado la campaña.

Espero que lo anterior sirva para el proceso de reflexión de aquellos que aún no se han decidido, mostrando como evidencia el hecho de lo que ha sucedido con la campaña, que hoy es ejemplo a nivel mundial. Sigamos uniendo fuerzas para que podamos ser ejemplo como país.

Pueden encontrar más información sobre este proceso de construcción colectivo en:

viernes, marzo 26, 2010

¡Reflexiona! ¿País A o País B?

¡Reflexiona!

¿Quieres ayudar a construir un país con qué valores?



  • Si quieres el País A, no tienes que hacer nada, puedes seguir con lo mismo.
  • Si quieres el País B, ¡Reflexiona!, es necesario hacer algo distinto.
"Locura es hacer la misma cosa una y otra vez y esperar resultados diferentes" Einstein

Nota. Reflexionar: "Considerar nueva o detenidamente algo" Real Academia de la Lengua Española

lunes, marzo 08, 2010

Sembrando el Árbol de Desarrollo para Colombia

Consciente de mi responsabilidad como accionista del país de elegir a los mejores administradores para el mismo, he escuchado los distintos candidatos a la presidencia y la estrategia que me suena más lógica para lograr el país que quiero es la planteada por Antanas Mockus.

Buscando facilitarles el entendimiento de esta estrategia he realizado el siguiente esquema para que uds., igualmente como accionistas de este país, la puedan evaluar y de acuerdo a esto y las demás estrategias que hayan evaluado puedan tomar la mejor decisión para todos.

Perfil Antanas Mockus
Plan de Gobierno

domingo, enero 24, 2010

Me deja ver su maleta...

Debo confesar que me molesta mucho esa rutina de revisión de maletas y carros a la entrada de los centros comerciales o edificios. No sólo por el hecho de que por defecto se piensa que todos somos delincuentes, sino además por lo absurdo de la medida.

En teoría esta medida es con el fin de mejorar la seguridad de todos, sin embargo quisiera ver las estadísticas sobre cuántas bombas han detectado a través de este método de revisión. Yo creería que ninguna por la forma en que se hace. Por ejemplo cuando uno abre la maleta el guardia lo único que hace es mirar dentro, sin importar que vea al interior. Ó cuando lo hace al automóvil con el perro, donde le tienen que abrir el baúl al perro para que pueda oler, cuando según entiendo tienen un super olfato (según wikipedia: su área olfatoria es 20 veces más gruesa, con 40 veces más células olfatorias), lo que me hace pensar que no son super perros y por ejemplo la llanta de repuesto podría estar llena de explosivos.

Vale la pena aclarar que eso es lo que se hace aquí en Colombia, he tenido la oportunidad de estar en otros países como EEUU o Japón y esta revisión ni siquiera se les ocurre. Pero claro como acá somos tan avanzados en la lucha antiterrorista, entonces debe ser que a esos otros países no se les ha ocurrido tan genial idea.

Aunque la medida tiene su lado bueno, genera empleo, porque donde debería haber una persona, o ninguna en caso de que la expedición del tiquete del parqueadero sea automática, siempre habrá uno más y un perro. Esto mejora las ventas de las compañías de seguridad, las cuales han terminado recibiendo un beneficio de actos crueles como las bombas. Igualmente como sabemos en nuestro país el ejército se lleva una buena parte del presupuesto, gracias a esos actos terroristas como los del Nogal, bien reza el conocido refrán, nadie sabe para quien trabaja, o si sabrán?

¿Quien más se habrá visto beneficiado por la inseguridad, o el terrorismo?
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons