jueves, febrero 09, 2017

¿Qué esperan los colegios de nuestros hogares?

Hace unos días me citaron en el colegio de mi hija para responder la pregunta ¿Cuáles son mis expectativas respecto al colegio?

La citación surgió por una respuesta que di a un correo enviado por una de las guías donde nos pedía a los papás que repasáramos las capitales de los departamentos de Colombia porque los niños tenían que memorizarlas porque esto era muy importante en Estudios Culturales y les iba a hacer quiz oral. Había tratado de abstenerme de siquiera leer los correos que me llegan del colegio pero mi esposa si los lee y me comentó de este correo en particular. Traté de ser los más asertivo posible pero todavía me falta, para resumir le respondí a la guía que me parecía que Estudios Culturales era algo distinto a memorizar capitales y que además esa pedagogía de memorizar y quiz era la que yo había vivido y esperaba que no le tocara a mi hija. 

Después de esa respuesta al otro día la coordinadora académica me estaba proponiendo una reunión para responder la pregunta que mencioné al inicio. De todas formas le respondí su correo con la respuesta a la pregunta, sólo tuve que copiar lo que el colegio tiene en su página web, esas eran mis expectativas y por eso mi hija está allá. 

Tuve un par de días para pensar cómo debería abordar la reunión. Al principio se me ocurrieron un
par de cosas, pero no estaban amorosamente planteadas. Finalmente se me ocurrió que realmente la pregunta que había que responder era otra, en vez de ¿cuáles son mis expectativas respecto al colegio? la pregunta que me ayudaría a mi a entender era ¿cuáles son las expectativas del colegio respecto a nuestros hogares?

Así comencé la reunión y la pregunta les pareció muy pertinente y realmente nunca se había trabajado alrededor de la misma. Para tratar de responderla utilizamos el caso específico donde planteamos un conflicto entre que los papás ayuden a repasar en casa y que los papás no ayuden a repasar en casa. Fue sencillo establecer la necesidad de que los papás no ayuden a repasar en casa, la necesidad era proteger la autonomía de mi hija. Sin embargo costó mucho trabajo establecer la necesidad de que los papás ayuden a repasar en casa. Se hablo que la necesidad era memorizar, pero tal vez la necesidad real es cumplir con los contenidos y tiempos establecidos por la ley. 

Con el colegio tenemos un objetivo común el cuál es que mi hija reciba la mejor educación para la vida. Por eso fue tan difícil sacar la necesidad, porque cuando decimos que para que mi hija reciba la mejor educación para la vida es necesario cumplir con los contenidos y tiempos establecidos por la ley eso no suena muy lógico. 

Por otro lado el colegio está asumiendo que los papás sabemos como apoyar a nuestros hijos en sus temas escolares, y lo que es cierto es que la mayoría de nosotros fuimos educados bajo un modelo de educación autoritaria y por lo tanto represiva. Por lo tanto existe una alta probabilidad que los papás, debido a la petición de repaso que hace el colegio, logren que sus hijos terminen queriendo aún menos el aprender. Tristemente he sido muchas veces testigo de las peleas de mis vecinos con sus hijos por temas relacionados con las tareas. Se podría decir que los colegios en ocasiones son generadores de violencia intrafamiliar, claro sólo los que ponen tareas y califican a sus estudiantes. 

Estuvimos de acuerdo en que el gran reto es educar a los padres y por ello les decía que debían utilizar bien cada momento de posible aprendizaje, ej. un correo. Si en el correo me dicen que tengo que repasar las capitales de los departamentos entonces, si fuera un papá obediente, lo que haré será sentarme a que me repita como loro las capitales y si no se me las dice seguramente empezaré a perder la paciencia. Además en el futuro si el colegio no me envía más cosas para repasar yo se lo exigiré, exigiré que me envíe tareas y cada vez más hasta lograr que el niño le pierda el gusto al aprendizaje. 
Educar para la vida es un trabajo en equipo y mucho más que contenidos, es buen trato, hablar, conocerse, compartir, jugar, bailar, es un conjunto de acciones amorosas que nos fortalecen como seres humanos y nos permite descubrir todo nuestro potencial. 

domingo, enero 29, 2017

La Libertad

Algo que nos caracteriza como seres humanos es nuestro accionar a partir de conceptos abstractos como es el caso de libertad. A diario escuchamos o utilizamos esta palabra y no tenemos una definición clara acerca de lo que puede ser. Hoy quiero hacer mi propia reflexión alrededor de esta palabra movido por una frase que dijo ayer el director del colegio de mi hija: "La libertad sin límites es libertinaje".

Esta frase está diciendo que la libertad es libertinaje con límites. El libertinaje está asociado a vicios, adicciones, y aquel que es víctima de una adicción podemos decir que es esclavo de ella, ponerle límites no lo haría libre. 

Nina Simone decía que la libertad es no tener miedo. Como no pretendo hacer un estado del arte del
concepto libertad me limitaré a decir que puede ser para mi libertad o qué no es.

Considero que la libertad está muy relacionada con no tener apegos. Soy esclavo de mis deseos, por lo tanto en la medida que disminuyen mis apegos debo estar siendo más libre. Por ejemplo hace un tiempo consideraba que tener gran cantidad de ropa, de las mejores marcas era lo mejor. Poco a poco e ido entendiendo que hemos sido educados de una manera que nos vuelve consumidores y en ese camino nos priva de libertad. La frustración, la depresión, la envidia, entre otros son sentimientos contrarios a la libertad. 

Surge una pregunta ¿Hacerle daño a otro es una forma de ejercer mi libertad? Creo que no, en ese caso tanto el que hace daño como la víctima no son libres. El que hace daño es esclavo de algún apego, algo que él quiere que sea de una manera particular y pasa de otra manera. La víctima se ve sometido al ataque de violencia, depende de él seguir siendo libre. 

Bajo mi idea de libertad, no se puede hablar de una libertad con límites, ya que no tener miedo, o no tener apegos no tiene límites. Entre más libre soy, más libres son quienes me rodean. 


lunes, enero 16, 2017

Los ocho jinetes del apocalipsis

Más o menos así sonaba el título de un artículo que encontré hoy en El Espectador: "Conozca los ocho dueños de la mitad de la riqueza mundial". El artículo comenta que según un informe de Oxfam, la riqueza de los 8 empresarios más ricos del mundo equivale a la riqueza de 3,600 millones de personas, supongo que las más pobres del mundo. 

Entonces me dispuse a hacer cuentas, sabemos de sobra que en el mundo existe una gran concentración de la riqueza. El cuadro es el siguiente según el artículo: 

sábado, enero 14, 2017

¿Cómo proteger los espacios y momentos de aprendizaje no escolares?

Mi post más exitoso en este blog ha sido donde cuento mi experiencia en la búsqueda de colegio para mi hija. Tan exitoso ha sido que hasta vi la necesidad de crear una comunidad con el fin de poder mostrar todos los comentarios que otros padres han puesto acerca de una gran diversidad de colegios en Bogotá o sus alrededores. El éxito de este post y de la comunidad que ya tiene 70 miembros sin hacer ningún tipo de promoción de la misma, me permite ver que existe una gran preocupación por parte de muchos padres acera de encontrar un buen colegio para sus hijos. 

El concepto de buen colegio varía, por lo que he visto entre dos tendencias: 
  • Aquellos para los que prima lo académico, medido en buenos resultados en las mediciones oficiales.
  • Aquellos para los que prima el buen trato, medido en que sus hijos no se vean sometidos a situaciones de estrés como matoneo o una sobrecarga de tareas y presión por las evaluaciones. 
La razón por la cual existen las dos tendencias es que porque pareciera que cada una puede existir sin que la otra se cumpla, es decir, puedo tener un excelente rendimiento académico y al mismo tiempo estar matando del estrés al niño o puede haber un buen trato y bajo rendimiento académico. 

jueves, octubre 13, 2016

Días sin días

Días sin días, pasan sin que podamos hacer nada por evitarlo, las horas avanzan y duele que avancen, una total incertidumbre nos envuelve, el corazón irradia la esperanza que la razón insiste en sabotear, la mortalidad se nos recuerda con cada tic-tac, el progreso como lo conocemos muestra lo inútil que ha sido, lo que creíamos mejor era peor, que engaño, por qué no lo descubrimos a tiempo, es nuestro destino no tener destino, cómo flotar si nos enseñaron a luchar, como soltarnos si el deber ser es atrapar, atrapar, atrapar, atrapar, un sentido sin sentido, un dolor con mucho dolor, una inexplicable explicación, un hundimiento en las profundidades de la desazón, de la imposibilidad, de la inutilidad, de la potente impotencia, una luz que quiero encontrar, no quiero que se rompa el fino hilo de la esperanza, quiero ser lo suficientemente liviano para poder elevarme con ella y vivir sin ese vacío que no quiero tener.
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Hernán Sedano está bajo una licencia de Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons